La bomba de Hiroshima y las mil grullas de Sadako Sasaki

1

Sadako Sasaki es una de las víctimas más recordadas de la bomba atómica que lanzó Estados Unidos en Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial. No fue una de las 140.000 personas exterminadas por el impacto inicial, sino una de aquellas que fallecieron al cabo de los años a causa de las enfermedades que provocó la radiación. Esta es la humilde historia de todo un símbolo de la paz en Japón.

Sigue leyendo

Anuncios

Los secretos del Cementerio Británico de Madrid

05

Entrada al Cementerio Británico de Madrid. Abierto al público las mañanas de los martes, jueves y sábados.

Apartado del bullicio del madrileño barrio de Carabanchel, delimitado por las calles de Inglaterra, Irlanda y Comandante Fontanes, se encuentra un pequeño cementerio en cuya entrada se puede leer British Cemetery. Entre cedros, acacias y aligustres hay enterrados un millar de cuerpos. Sus lápidas centenarias son devoradas por el musgo y la erosión. Bajo ellas descansan ortodoxos, luteranos, protestantes, católicos, judíos, e incluso un musulmán, procedentes de 43 nacionalidades distintas. Cientos de historias enterradas, pero que un día fueron dibujadas por espías, masones, aventureros, magnates, artistas o príncipes.

Sigue leyendo

Lascaris War Rooms: un trozo de la IIGM congelado en el tiempo.

04

Túnel de entrada a las Salas de Guerra Lascaris

Nos encontramos en La Valletta, capital de la isla de Malta. Concretamente en sus jardines más conocidos, Upper Barrakka Gardens, en los que se encuentra un busto de Churchill, numerosas placas conmemorativas y los cañones de Saluting Battery apuntando hacia uno de los paisajes más bellos del Mediterráneo. Bajo estos, a unos 50 metros bajo tierra, se encuentran las Lascaris War Rooms y dentro de ellas, el cuartel general desde el que los Aliados lucharon contra Hitler.

Sigue leyendo

El Búnker de Hitler a través de la historia

12_116565168

Soldados rusos entrando en el Führerbunker en 1945.

El Führerbunker es el lugar en el que murió el III Reich en Berlín hace ya siete décadas. Al acabar la Segunda Guerra Mundial se intentó borrar cualquier vestigio de la existencia del refugio antiaéreo de Adolf Hitler. Durante todo el conflicto se especuló sobre su verdadero emplazamiento. Unos decían que estaba bajo el mismo Reichstag, mientras que otros lo ubicaban bajo la Puerta de Brandemburgo o lo que posteriormente sería el Monumento del Holocausto. Sin embargo, la respuesta al enigma era mucho más obvia y en realidad se encontraba muy próximo a la Nueva Cancillería del Reich, el centro neurálgico del Estado alemán. Hoy en día los escombros están sepultados bajo un parking de coches y los vecinos pasean indiferentes a sus perros, que orinan despreocupados sobre las jardineras.

Sigue leyendo

La fosa del olvido en un pueblo de Navarra

larraga

Iglesia de Larraga, Navarra. Foto: Navarra.es

Vamos a recordar una historia similar a tantas otras ocurridas en la Guerra Civil Española. Tuvo lugar a mediados de agosto de 1936 en un pueblo de Navarra llamado Larraga. Una niña de siete años llamada Josefina dormía cuando de repente aporrearon la puerta de su casa en mitad de la noche. La Guardia Civil, un falangista y un requeté, venían a buscar a su padre Vicente Lamberto por haber pertenecido a la Unión General de Trabajadores durante la Segunda República.

Su hija, una jovencita de 14 años llamada Maravillas, quiso acompañarle para asegurarse de que estaba bien. Los llevaron al Ayuntamiento y allí encerraron a Vicente en los sótanos. A Maravillas la llevaron a secretaría y la violaron entre todos una y otra vez. Después ambos fueron fusilados. A Vicente le enterraron en una fosa, pero el cuerpo de Maravillas fue encontrado sin ropa en medio de un descampado. Los perros la habían mordido y los campesinos la rociaron con gasolina y la quemaron.

Sigue leyendo

Las cenizas de Auschwitz-Birkenau

P1000826

“Aquí Dios prevalece, deshecho en la alambrada, en el fondo de un horno, o colgado de una cuerda…”

El Holocausto de Cracovia, y en líneas generales, el Holocausto, se ve perfectamente resumido, en toda su crudeza e inmensidad genocida, en los campos de Auschwitz. A 60 kilómetros al oeste de Cracovia es donde conducen todos los pasos de los que intentamos comprender lo ocurrido. Seguimos las pisadas de aquellos que atravesaron sus puertas para no salir jamás. A través de una líneas férreas muy avanzadas para los años cuarenta, pero estancadas en el tiempo a día de hoy, tomamos un tren en dirección a Oświęcim.

Sigue leyendo

Holocausto en Cracovia: el campo de concentración de Płaszów

plaszow

Guardias de las SS en formación en el patio principal de Płaszów en 1944

65 años después de que el Ejército Rojo liberara los campos de exterminio de Auschwitz-Birkenau, el obispo de Cracovia Tadeusz Pieronek, amigo personal del fallecido Papa Juan Pablo II, declaró lo siguiente: “los judíos se han apoderado del Holocausto como un arma de propaganda. Es cierto que la mayor parte de los muertos en los campos eran hebreos, pero también católicos, polacos, gitanos, italianos, rusos… La Shoah como tal es un invento de los judíos”.

Sigue leyendo

Dos tumbas de Madrid: la del dictador y la del partisano

ante2

Tumba de Ante Pavelić en el cementerio de San Isidro

Nos encontramos en el Cementerio de San Isidro, en el distrito madrileño de Carabanchel. Los cipreses bailan sobre los panteones de artistas y aristócratas. Se trata del cementerio eclesiástico más antiguo de la capital y está catalogado como Bien de Interés Cultural y uno de los camposantos más valiosos de Europa. No tardamos en llegar al recinto más solemne e histórico del cementerio y nos topamos con las tumbas de Moratín, Canalejas o Cánovas del Castillo. Y entre todas ellas, la del dictador y genocida croata Ante Pavelić.

Sigue leyendo

Lo importante no es evitar olvidar, sino querer recordar.

budapest

Patio en el antiguo ghetto de Budapest, Hungría

La historia la escriben los vencedores“. Lo dijo Orwell tras su experiencia en la Guerra Civil Española y durante la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente se atribuyó a Churchill, aunque lo que en realidad dijo éste fue “la historia será generosa conmigo, puesto que tengo la intención de escribirla”. No pudo ser más certero ya que ganó el Nobel de Literatura en 1953 y posteriormente fue elegido por sus compatriotas como “el británico más destacado del milenio”. Todo ello a pesar de su larga y silenciada carrera de atrocidades.

Lo mismo ocurrió en España a raíz del triunfo del fascismo tras la Guerra Civil. A lo largo de 36 años de franquismo se escribió la historia de la sublevación y posterior dictadura como una salvación de la patria. Para ello sus responsables se emplearon a fondo en términos de propaganda y golpes de piqueta que borraron todo vestigio de lo que había ocurrido anteriormente. Sin embargo, casi cuatro décadas después de la muerte de Franco aún hoy se le rinde homenaje a través de calles, nombres de pueblos y monumentos que antes serán retirados por los agentes meteorológicos que por sus descendientes políticos.

Todo el horror que supuso la represión de posguerra ha sido enterrado bajo tantos metros de tierra que, por poner un ejemplo, cuesta encontrar a alguien menor de 30 años que sepa que en la España de 1939 hubo más de un centenar campos de concentración o, yéndonos un poco más allá, qué fue la Masacre de Katyn. Afortunadamente la frase con la que hemos decidido comenzar esta presentación sólo es verdadera en cuanto a la inmediatez de esa crónica histórica. Según avanza el tiempo surgen más preguntas sobre lo que realmente ocurrió, y muchas veces van acompañadas de respuestas. Cada vez hay más puntos de vista, más hipótesis de cara a esclarecer aquellas incógnitas que han pretendido esconder los vencedores.

Un Paseo Por La Memoria’ nace como una catarsis personal para satisfacer nuestra particular curiosidad por los conflictos bélicos que dirigieron el curso de la humanidad, además de las huellas culturales, políticas, religiosas y sociales que ésta dejó por el camino. Aquí volcaremos tanto los relatos objetivos que están reflejados en libros, blogs, hemerotecas o archivos desclasificados, como nuestras impresiones al respecto. Para meditar sobre todo ello pasearemos por los lugares en los que ocurrieron estos sucesos y retrataremos los vestigios que aún hoy permanecen en los lugares escogidos por la historia. Allá vamos.